“Los vacunatorios están abiertos”: refuerzan el llamado por la baja asistencia

En el sector privado registran una caída del 40% respecto del mismo período del año pasado. En el público también hay una baja significativa.

.Lo peor que puede pasar con una vacuna es que se venza en la heladera, insisten los especialistas. Y mientras se espera con ansias el desarrollo de una que sea efectiva y segura contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, en las heladeras de los vacunatorios, hospitales y centros de salud públicos y privados, las que previenen otras decenas de enfermedades esperan que niños, niñas, adolescentes y adultos concurran a aplicárselas. Es que la pandemia provocó una caída preocupante en las coberturas de vacunación​ que se registra tanto en el ámbito público como en el privado.

El problema es que los vacunatorios están abiertos, pero desde el inicio del aislamiento social preventivo obligatorio (ASPO) -que se mantiene en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y en las zonas con transmisión comunitaria del virus-, la concurrencia se redujo significativamente. ¿La excepción? La campaña de vacunación antigripal​.
Coronavirus: por el aislamiento y las medidas de higiene, bajaron otras infecciones respiratorias

Según el informe “Las infancias en tiempos de cuarentena” del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica, en uno de cada cinco (22%) hogares del AMBA demoraron la vacunación de al menos de uno de sus hijos e hijas durante la cuarentena. El dato surge de una encuesta telefónica realizada en 500 domicilios.

Romina Gigliotti, presidenta de Vacunar, uno de los vacunatorios privados que -junto con Stamboulian- mayor demanda atiende, señaló a Clarín que en sus centros registran una caída del 40% respecto del mismo período del año pasado.

Vacuna antigripal: qué deben hacer los mayores de 65 para dársela en forma segura

“Hemos observado una detención en el cumplimiento de los esquemas de vacunación que comienza con el inicio de la cuarentena. Actualmente estamos con una disminución en las aplicaciones de alrededor del 40% de las vacunas de calendario”, precisó. Gigliotti, que integra la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE), añadió: “Al no concurrir a los vacunatorios para la aplicación de las vacunas de calendario, por ejemplo, se pierden las coberturas incluidas en el Plan Materno Infantil (PMI) ya que el paciente se retrasa. Conseguimos que los principales financiadores extiendan el plazo unos 6 meses. Y pusimos en conocimiento a las diferentes sociedades científicas para lograr poner en acción un plan conjunto que advierta a la población la importancia de no bajar las tasas de coberturas por el riesgo de aparición de enfermedades que estaban controladas y estimular a la vacunación en tiempos de pandemia”.

"Estamos vacunando", invita el cartel colocado en un polideportivo del departamento de Rivadavia, en Mendoza.

Desde el Ministerio de Salud señalaron que no cuentan todavía con la información de coberturas correspondiente a este último trimestre. No obstante, las y los referentes provinciales del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) advierten la significativa caída en las reuniones periódicas que mantienen.

Preocupa la caída en las consultas pediátricas y en la vacunación

“No están faltando vacunas, lo que nos falta es gente”, advierte Iris Aguilar, jefa del PAI de Mendoza. “Depende de la situación y la fase de cada provincia. Acá hace dos semanas y lo que va de esta están empezando a venir los niños más chiquitos”, cuenta a Clarín.

La barrera del miedo

Desde la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) emitieron un comunicado en el que alertan por la baja en las consultas pediátricas y en las coberturas de vacunación. Entre los motivos, enumeran: “Miedo a concurrir a los centros de salud y vacunatorios, dificultades con el transporte y la circulación y, en gran medida, confusión por mensajes poco claros desde el propio sistema de salud”.

Acuerda en diálogo con este diario la infectóloga Silvia González Ayala, profesora titular de Infectología de la Facultad Ciencias Médicas de la Universidad Nacional La Plata y referente en el tema vacunas: “Es una tarea ardua conseguir que las personas vayan al vacunatorio. Para eso hay que cambiar totalmente el mensaje y no depende de nosotros. El grave problema está en el mensaje oficial: primero fue ‘quedate en casa’ para tener camas y preparar al sistema de salud, y ahora se sigue agitando el fantasma de las camas de terapia intensiva y la muerte por Covid. ¿Cómo le sacás el miedo a la gente para que vaya a vacunarse?”, plantea.

Coronavirus: advertencia de pediatras sobre cómo deben usar barbijos los niños para evitar riesgos

Para González Ayala, “el enfoque tiene que ser absolutamente distinto: el equipo de salud tiene que salir a vacunar, porque la gente tiene miedo de ir”.

El pediatra Jorge Cabana, ex presidente de la SAP, vincula la caída en los controles pediátricos con “atrasos en el cumplimiento del calendario de vacunación, sobre todo en el primer año de vida, que es el momento donde se concentra la mayor cantidad de vacunas para prevenir enfermedades muy graves como meningitis, neumonías, tétanos, difteria, coqueluche y sarampión”.

La aplicación de las vacunas correspondientes al ingreso escolar y a los 11 años también se ve resentida. Mykietiuk anunció que desde la DICEI trabajan en conjunto con el Ministerio de Educación en la articulación de mesas intersectoriales en las distintas jurisdicciones para promover la vacunación. El trabajo, dijo, se dividirá en tres etapas: en la actual, se planea utilizar a las escuelas para hacer acciones de vacunación, además de poner el tema en la agenda de las clases virtuales, para concientizar a padres y alumnos de la importancia de tener el calendario al día, algo sobre lo que se profundizará en las dos etapas siguientes: con el regreso a las aulas y el sostén en el tiempo.

Con premio. En centro de salud Reducción de Arriba les entregan barbijo y silbato hecho por el personal a los niños que se vacunan.

En Mendoza, según cuenta Iris Aguilar, iniciaron una prueba piloto de estrategia de vacunación escolar de bajo perfil. “Con una escasísima matrícula, citando de a 20 niños por día en los jardines, con distanciamiento físico, para empezar a vacunar en una escuela por municipio. Se hace en escuelas en las que los niños vivan cerca y no usen medios de transporte público para llegar”, relató. “El objetivo es adaptarnos a la nueva normalidad, porque no vamos a volver a vacunar como antes. Hay que establecer bien los protocolos para que cuando vuelvan las clases, en algún momento, estemos ya preparados. Por otra parte, lo que se está pidiendo es que padres y madres no esperen a que vuelvan las clases, si no que se acerquen a los efectores más cercanos para aplicar a los chicos las vacunas de los 5 y los 11 años”, subrayó.

Mykietiuk destacó que continuar con la vacunación aún en contexto de pandemia propicia un círculo virtuoso: “Cuanta más gente está vacunada, menos enfermedades va a haber, el sistema de salud va a estar disponible para las emergencias y la calidad de vida de la gente mejora”.

En el partido bonaerense de San Martín refuerzan la vacunación a personas mayores y grupos en riesgo.

Continúa la vacunación antigripal

La responsable de la DICEI calificó como “exitosa” la campaña de vacunación antigripal, en el contexto de la pandemia se realizó por etapas: primero personal de salud y mayores de 65 años, seguidos por embarazadas y menores de dos años y en último lugar personas de 2 a 64 años con factores de riesgo. Precisó que se repartieron en forma rápida casi 9 millones de vacunas, que la distribución continúa y que los integrantes de esos grupos que todavía no lo hayan hecho, pueden concurrir a vacunarse.

 

CLOSE
X
Add to cart