La importancia del chequeo médico antes de volver a clases

No importa a qué grado está a punto de entrar su hijo, siempre hay una lista de cosas para hacer antes de regresar a la escuela. Uniformes, listas de útiles escolares, libros y demás materiales que permitan un desempeño escolar óptimo, pero olvidan que la salud es primordial para el desenvolvimiento adecuado de los niños al iniciar este nuevo periodo.

Situaciones tales como si puede ver de lejos del pizarrón, o si el niño se queda dormido en clase, o tal vez si se cansa o es distraído, pueden ser motivo de preocupación, por lo que los padres deben saber que muchas veces el niño tiene bajo rendimiento escolar o es tildado de flojo e indisciplinado porque tiene algún defecto visual o auditivo, es anémico o presenta un problema de salud que le impide concentrarse.

Buen rendimiento escolar, buena salud

Así es que a  menos de un mes para que se inicie el año escolar y no solo es necesario preparar los útiles y uniformes sino que también se recomienda llevar al niño, niña o adolescente a un control médico según la edad e inclusive según la actividad que realice.

Los controles con el pediatra son fundamentales, así como también corroborar en conjunto que la libreta de vacación se encuentre actualizada. En este sentido, las dosis que deben aplicarse según la edad son las siguientes:

-Los niños de 5-6 años deben aplicarse tres vacunas: la Sabin, la Triple Viral y la Triple Bacteriana, dosis de refuerzo necesario para que el organismo genere defensas contra la poliomielitis, el sarampión, la rubéola, las paperas (parotiditis), la difteria, la tos convulsa y el tétanos. Estas vacunas son gratuitas y obligatorias.

-A los 11 años, los chicos tienen que recibir un refuerzo de la Triple Bacteriana Acelular para garantizar la inmunidad contra la difteria, la tos convulsa y el tétanos, y vacunarse contra VPH (Virus del papiloma humano), con el objetivo de prevenir el cáncer de cuello uterino, y otros cánceres de localización anogenital.

-Con respecto a la inmunización contra la Hepatitis B, Antihepatitis A y la Triple Viral, es necesario chequear en el carnet de vacunación si fueron recibidas las dosis anteriores para completar los esquemas de vacunación.

 

Volver a la rutina escolar

# Antes que todo regularice nuevamente la hora de dormir. Recordar que fueron casi dos meses de vacaciones, en los cuales los niños y adolescentes estuvieron de su cuenta y no tenían prácticamente horario. Dormir menos de 8 horas impide que el chico se concentre en clase y hasta pueda quedarse dormido.

# Desde los 2 a 6 años, edad del preescolar, existe un verdadero intercambio de virus y bacterias entre los pequeños. Son frecuentes las gripes, amigdalitis y otitis.

# Una vez que se inicia el año escolar regular desde primer grado aproximadamente hasta sexto grado, entre los 7 y 11 años de edad, no debe faltar tampoco un chequeo anual odontológico, visual, auditivo y de lenguaje. Asimismo, los exámenes de laboratorio que medirán riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares en un futuro.

#La importancia de realizar a los niños un control médico general antes de que inicien su año escolar, permitirá entre otras cosas, evitar el ausentismo causado por las afecciones usuales, como: parasitosis, alergias, enfermedades de fácil contagio, anemia, entre otras. Este chequeo permitirá que los niños empiecen el nuevo año con energías necesarias para tener un excelente rendimiento académico.

El chequeo médico ideal por el regreso a clases consta de exámenes de laboratorio, entre ellos: exámenes de sangre, orina y heces para identificar parásitos.

En la evaluación del pediatra se conocerá si el peso y la talla son coherentes a la edad del niño/a. Por otra parte, la evaluación odontológica permite prevenir, identificar y tratar a tiempo problemas en la salud bucal de los niños, y la evaluación visual permitirá conocer si el niño/a identifica objetos y letras correctamente. Haciendo ajustes a tiempo se evitan problemas mayores en el futuro. La evaluación auditiva permitirá identificar problemas que deben ser tratados y corregidos oportunamente.

Aparte de todo eso, también hay niños que necesitan de la atención de especialistas como el logopeda para los problemas de lenguaje, el dermatólogo para problemas de piel, ortopedistas, alergólogos, odontólogos, etc.

Por último también tener en cuenta el tema de los hábitos de alimentación y de la importancia que los niños  sostengan un buen desayuno, una equilibrada comida y cena, y una merienda saludable. Todos estos consejos son relevantes  a la hora de evitar problemas como la obesidad. Por eso es muy importante consultar al pediatra qué tipo de alimentos son los más aconsejados según la edad de los niños.

Es necesario que los padres de familia se interesen en el tema y lleven a sus hijos e hijas a realizarse exámenes médicos previos al regreso a clases para conocer su estado de salud, ya que esa es la única forma de prevenir, detectar y tratar oportunamente padecimientos en los menores. Solo así se garantiza un buen rendimiento académico en los niños y niñas.

 

 

CLOSE
X
Add to cart